Asea Bekele, Etiopía.

Joven fondista africano, habitual en carreras de 10k, 21k y 42k, (el chico de la foto para ser exactos), sale de su casa, (justo lo que hay detrás, la otra no aparece en la imagen), prepara su viaje a Dublin donde obtuvo el año pasado un meritorio tercer puesto en una maratón de infierno. Lo que se viene conociendo como un crak en la materia.

 

Como se observa, Bekele ha cerrado puertas y ventanas, (se aprecia perfectamente en la imagen) hogar situado en Etiopía, de donde es natural. También ha guardado los coches deportivos en el garaje, no aparece en la imagen pero se intuye. Su mayordomo de cuyo nombre ahora no me acuerdo, se encargará del jardín y de sus animales domésticos durante su viaje y cómoda estancia en Europa. Se observa por ello lo delicado del terreno que pisa. Participa en unas 20 pruebas internacionales de todo el mundo, obteniendo en la mayoría de los casos clasificaciones top ten. Este año amenaza con levantar y romper la cinta debajo de cada arco que atraviesa, ya saben, joven etíope en estado puro de radiante evolución deportiva.

Bekele una joya más de la inacabable cantera etíope, se sitúa en los últimos meses como objeto de propuestas de patrocinio, pretendientes de sus marcas. Un tío feliz, se le ve, sin prisas por cerrar esas cosas de los contratos que en el fondo para él, para su federación o para sus representantes no son tan importantes.

Es posible que nadie de la comunidad internacional deportiva, con dos dedos de vergüenza, repare en lo meritorio de deportistas como Bekele de todo el mundo, que entrenan y viven por debajo del umbral de la pobreza, incluso cuando están en los escalones más altos del rendimiento deportivo mundial.

Cosas que pasan, ya saben!

¡ Únete a Believe !

¡Síguenos en redes sociales!

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Autor:
Abel Hans

Abel Hans

Triatleta, Runner, Ciclista, Nadador, Curioso.

" CADA GOTA DE SUDOR, ES PARTE DE MI LOGRO "