Ganar es lo de menos.

El 2016 nos ha dejado lleno de noticias e historias a las que por desgracia no estamos acostumbrados. Está que a continuación comento, me parece más bien una historia para el recuerdo, para la memoria de los coleccionistas de momentos, de cosas que contar cuando te llega el turno de tener que decir algo, imagino que más sorprendente y agradable que el silencio.

Kilian Jornet, natural de Sabadell, (todavía España) Campeón del Mundo en carreras de montaña en incontables ocasiones desde 2007, disputaba la mítica Hardrock 100, en Silverton Colorado, una ultratrail muy prestigiosa que se disputa a más de 3000 metros de altitud con un trazado de 100 millas, con decenas de pasos por encima de los 3700 metros, añadiendo 20000 metros de desnivel acumulado. Kilian salió vencedor de esta prueba en 2014 y 2015, por lo que partía como favorito de la misma, ante una inmensa tribu de aspirantes llegados desde todos los puntos del planeta, dispuestos a robarle el protagonismo, el premio y la cartera si se descuida…

Por lo visto, según cuentan los medios y aficionados asistentes a la prueba, esta fue muy dura como no podía ser de otra manera, alternando los puestos del segundo clasificado para atrás, el primer puesto en ese momento, era propiedad del Español que también sufría por mantener el tipo a muy poca distancia de sus perseguidores.

En los últimos kilómetros, dicen los asistentes (haciendo referencia a los últimos 40 km de la prueba), Jason Schlarb un americano muy patriota con ganas de reconocimiento en su tierra, se pegó a Kilian compartiendo mucho recorrido juntos. Hay quien asegura que en los avituallamientos ambos se esperaban para continuar con la marcha en compañía.

En la llegada ambos se dieron la mano y cruzaron de esta manera la línea de meta, en un tiempo de 22:58:28, ante el asombro de los asistentes y medios.

Sus primeras declaraciones en línea de meta:

“En las carreras de larga distancia lo más importante es el viaje, el descubrir y compartir momentos y sensaciones con la naturaleza, los voluntarios y los demás corredores. Tras pasar casi 23 horas juntos no tenía sentido ganar por 1 o 5 minutos”

Cuanto tiene el deporte que enseñarle a nuestra sociedad, cuanto valor tiene la victoria por encima del compañerismo, cuanto valores esenciales de las personas no están promocionados por nuestros políticos y políticas, cuantas enseñanzas nos aportan deportista como Kilian en este mundo tan desafortunadamente contaminado de ignorancia. Lo dicho, esta noche ponen en la tele un nuevo programa de Gran Hermano, no se lo pierda!!!

¡ Únete a Believe !

¡Síguenos en redes sociales!

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Autor:

Abel Hans

Abel Hans

Triatleta, Runner, Ciclista, Nadador, Curioso.

" CADA GOTA DE SUDOR, ES PARTE DE MI LOGRO "