Una “RaÑa” en el agua.

El pasado 22 de enero, Iván Raña presentaba el Último capítulo de una serie de documentales en su camino a Kona, Mundial Ironman de Hawaii 2016, “On My Own Way”.

La admiración es una forma de amor, una manera de sentir lo que los demás hacen, una manera de emocionarse con las capacidades, virtudes y defectos de otro.

La singularidad de Raña otorga un punto más en los recios valores de este deporte, de sus practicantes, gran oportunidad para aprender desde esta filosofía de vida, lo mucho que desde el mundo del triatlón podemos trasladar a lo cotidiano, al pan nuestro de cada día, las más usadas por nosotros mismos, incluso para aquellos que también estrenan vidas de segunda mano.

Convivir a diario con la incomodidad, convertirlo en positivo y disfrutar de ello muy por encima del dolor mental. El dolor físico no hablamos, llega un momento en el que no existe, porque todo te duele tanto…

Al alcance de muy pocos por un  montón de motivos, físicos, mentales, genéticos, sin entrar en otro tipo de detalles que no vienen al caso. Iván pone de manifiesto en esta serie, (recomiendo que los veas todos) la recompensa del trabajo bien hecho, cuando lo realmente importante es como hacerlo, cuando lo realmente épico es disfrutar cada segundo de cada cosa que hagas, cuando realmente el resultado, se convierte en consecuencia de hacer las cosas como realmente quieres, sin que sea una obligación.

Si lo que haces, lo construyes desde la convicción, jamás obtendrás decepción como rendimiento a tu esfuerzo.

A ver absolutamente… https://vimeo.com/200153052

¡ Únete a Believe !

¡Síguenos en redes sociales!

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Autor:
Abel Hans

Abel Hans

Triatleta, Runner, Ciclista, Nadador, Curioso.

" CADA GOTA DE SUDOR, ES PARTE DE MI LOGRO "