Cómo evitar el flato al correr
Valora este artículo

Cómo evitar el flato al correr

Nos preparamos durante meses, corremos casi a diario, cuidamos nuestra alimentación, mimamos los detalles, no dejamos nada al azar y somos meticulosos en la previa a cualquier carrera, ¿pero a quien no le atacó un dolor lateral, debajo de las costillas conocido popularmente como “flato”?. Un dolor inter costal muy fuerte que apenas nos deja correr, nos obliga a parar incluso te daremos una serie de recomendaciones sobre como evitar el flato al correr.

¿Por qué sufrimos de flato?

Existen varias teorías sobre la procedencia o sobre lo que provoca esta molestia tan punzante en nuestro abdomen. Puede estar ocasionada por la ingesta de alimentos o líquidos previos al ejercicio, una mala coordinación respiratoria, una muy mala técnica de carrera o cambios de ritmos repentinos en los primeros metros de la carrera.

Existen estudios clínicos que indican que este dolor puede darse a un reducido riego sanguíneo en el diafragma, que estresa la musculatura de la zona, provocando incluso calambres o el descenso de oxígeno en la misma zona, debido al movimiento de nuestro estómago y demás órganos que se concentran en esa parte de nuestro cuerpo.

Estos dolores no son malos para nuestra salud, tampoco son motivo de preocupación o indicador de una preparación deficiente, pueden aparecer en cualquier momento, a cualquier deportista, en cualquier circunstancia de exigencia energética, con un cambio de ritmo respiratorio.

¿Cómo evitar el Flato al correr?

 

Es difícil, por tanto, establecer un protocolo definido que nos diga exactamente cómo evitar el flato al correr, pero seguro qué siguiendo estos consejos, reduciremos drásticamente sus posibles causas.

Para evitar la aparición de estas molestias es importante que prestes atención a estos consejos.

  1.  No comas o bebas grandes cantidades antes de realizar un ejercicio exigente. La última ingesta de comida debe ser previa a una hora y media como mínimo. Si ingieres líquidos, hazlo en pequeñas dosis, que te permitan estar hidratado, pero no te “empachen”, esto podrá evitar el flato al correr en gran medida.
  1. Si comienzas una carrera, hazlo de manera progresiva, con una buena adaptación al ritmo. No entres de golpe a un ritmo de carrera muy alto, ya que esto genera un cambio de ritmo respiratorio muy brusco y ese puede ser uno de los principales motivos de su aparición.

3. Realiza un calentamiento suave y progresivo. Este calentamiento no solo te ayuda a preparar la musculatura, darle temperatura y activar, también te ayuda a mandar un aviso a tu cuerpo, para que se active a todos los niveles.

Hay teorías que indican, que incluso en animales, algunos depredadores alcanzan a sus presas muy rápido debido a esta dolencia que se genera de sus víctimas. En ocasiones, a estas víctimas no llegan a alcanzarlas porque les superen en velocidad o destreza, sino porque deben bajar su ritmo de carrera debido a este tipo de dolencias, donde las prestaciones bajan enormemente y se convierten en seres más vulnerables

*También te puede interesar: Las mejores técnicas de calentamiento

  1. Concéntrate en una respiración ordenada y coordinada. Este aspecto es de vital importancia en cualquier actividad, por lo que una de las cosas a las que hay que prestar especial atención es a tener una buena respiración regular. Un fuerte cambio de ritmo no es nada recomendable. Incluso en los minutos previos a la salida, es interesante que comiences con una activación respiratoria adecuada al correr para que el cambio que se produzca no sea tan pronunciado.

*También te puede interesar: Como respirar al correr 

  1. Tener la zona abdominal trabajada puede ayudar a tener fuerte la zona de estómago, evitando esos posibles calambres debido al movimiento e impactos que ocasionamos a nuestro cuerpo durante la carrera. Un corredor debe tener los abdominales fuertes si quiere evitar flato al correr.
  1. Si durante la carrera tienes que comer o hidratarte, hazlo en pequeñas porciones. Comer o beber en plena actividad es complejo, mucho más si las dosis son altas. Además, respirar con un flujo importante y comer a la vez no es nada fácil. Esto también provoca desadaptaciones en el ritmo respiratorio, lo que como ya mencionamos anteriormente, puede producir el “flato”.

Si por cualquier motivo el dolor llega, no te frustres, trata de coordinar un ritmo con una respiración adecuada al mismo, quizás debes bajar un poco tu velocidad de crucero y estabilizar progresivamente esta situación.

7.Presiona con fuerza la zona donde te duele con ambas manos si es necesario y masajea. Sé paciente y en unos minutos el dolor habrá pasado. En el caso de no ser así, puedes parar y andar unos metros hasta que el dolor baje, será más fácil de esta manera, ya que el ritmo respiratorio también baja y esta situación suele ser definitiva para que el dolor desaparezca totalmente.

Ya sabes, el conocimiento te permite dar solución a multitud de situaciones, pero es mejor utilizarlo para prevenir, que para curar…

Autor: Abel Hans

Autor: Abel Hans

Triatleta, Runner, Ciclista, Nadador, Curioso.

” CADA GOTA DE SUDOR, ES PARTE DE MI LOGRO ”

PARTICIPA Y ACCEDE A GRANDES PREMIOS

¡Sólo tienes que tener tu móvil y ganas de correr!


You have Successfully Subscribed!