Una de las bebidas favoritas de mucha gente es la cerveza, entre ellos muchos deportistas piensan que por su elevado nivel calórico deben de eliminarla de su dieta. Sin embargo, muchos estudios coinciden en señalar la idoneidad de tomar una cerveza después practicar deporte gracias a su capacidad de hidratación y efectos antioxidantes. En este post te contamos los beneficios de la cerveza después de practicar deporte

Según varios estudios de la Universidad de Barcelona estos efectos antioxidantes facilitarían la recuperación de los músculos con agujetas o que muestran síntomas de fatiga.

El agua, la cebada y el lúpulo, componentes principales de la cerveza, y bajo su contenido en alcohol contrarrestan el proceso oxidativo de la fibra muscular que originan las agujetas y la fatiga muscular y favorecen la rehidratación de una forma más eficaz. Hay quien dice que estos beneficios de la cerveza tras practicar deporte no son realmente ciertos.

Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Granada y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) revela que, aparte de agua, cebada y lúpulo, la cerveza también contiene malta, proteínas y muchos macronutrientes importantes como el potasio, el fósforo, y las vitaminas del complejo B así como un bajo nivel de grasas y calorías, lo que convierte su consumo moderado en idóneo para la recuperación del metabolismo hormonal e inmunológico de los deportistas tras el ejercicio físico y contribuye a mantener niveles más altos de glucosa plamástica y atenuar las respuestas hormonales de estrés ya que la maltodextrinas se metabolizan lentamente liberando unidades de glucosa que pasan progresivamente a la sangre y dan lugar a concentraciones de glucosa en plasma menos elevadas y más extendidas.

Según la Fundación Española de Nutrición (FEN) el consumo moderado de esta bebida, tanto en su variedad tradicional como sin alcohol, tras realizar ejercicio en condiciones de elevada temperatura ambiental y abundante transpiración, puede permitir a recuperar las pérdidas hídricas en medidas similares al agua. La cerveza es significante más efectiva para rehidratar el cuerpo ya que como está carbonatada y consiente azúcares y sal, hace que el estómago la absorba más rápido que el agua.

Por otro lado, el etanol, los electrolitos y minerales que contiene la cerveza conducen la electricidad en fluido y permiten que el agua se distribuya más rápidamente al organismo. Además, el etanol dilata los vaso sanguíneos pequeños debajo de la piel, provocando ruborización, lo que disipa el calor y baja la temperatura corporal más rápidamente que el agua.
¿Estás de acuerdo con los beneficios de beber cerveza después de practicar deporte?