5.0
01
Correr es una actividad de alto impacto: pueden aparecer todo tipo de lesiones, en articulaciones, tendones y músculos. Si a esto añadimos que en ocasiones tenemos mucho que mejorar en nuestra técnica de carrera, una actividad complementaria se hace más que necesaria. La combinación running-pilates se antoja fundamental para prevenir lesiones y potenciar múltiples beneficios.
Es por ello, que contamos como autor de invitado a EDPmadrid, centro deportivo especializado en entrenamiento personal y Pilates. Dicho centro deportivo complementa la práctica del running con el método Pilates, ya que constituyen una combinación perfecta en muchos aspectos, como ahora veremos.

 

¿POR QUÉ PRACTICAR PILATES?

El método Pilates es un compañero ideal para el running porque potencia aspectos importantes en la carrera, pero que no se trabajan tanto al entrenar:

Respiración

El método Pilates trabaja la respiración diafragmática e intercostal, mucho más efectiva que la respiración pulmonar superior que utilizamos cuando estamos extenuados o hacemos series rápidas. De este modo aumentamos nuestra resistencia y tardamos más en cansarnos. El cuidadoso trabajo que el Pilates hace sobre el core y la respiración es de gran ayuda en todo tipo de deportes de fondo, como el running.

Propiocepción y corrección postural

El Pilates tiene un ritmo pausado aunque puede ser muy duro: mantener determinadas posiciones y ejercicios nos costará trabajo, pero se trabaja constantemente sobre la conciencia de uno mismo (propiocepción) para hacer la posición de cada ejercicio de forma perfecta y evitar lesiones.

Esto supone un gran beneficio a la hora de correr, ya que gran parte de las molestias y lesiones vienen de vicios posturales. Si no somos conscientes de lo que estamos haciendo mal, no podemos corregirlo.

En el método Pilates es mas importante una técnica impecable en los ejercicios que el número de repeticiones, para sacar el máximo partido a cada movimiento, y evitar lesiones y sobrecargas. El running es un deporte asequible y fácil de realizar porque no requiere gran técnica para empezar, pero si es necesaria a medio y largo plazo, ya que cuando aumentamos nuestra resistencia y podemos correr mas tiempo, es cuando empiezan a aparecer las molestias y lesiones. Por esto, la forma de trabajar del método Pilates se complementa tan bien con el running.

FLEXIBILIDAD

El calentamiento antes y después del ejercicio es básico, pero a menudo los practicantes de running hacen pocos estiramientos, y limitados a las piernas. Estirar correctamente ayuda a evitar el acortamiento de los músculos al desarrollarse, y en esto el método Pilates tiene mucho que aportar, ya que trabaja los músculos en toda la extensión de sus fibras.
En niveles iniciales estas consideraciones no parecen tan importantes, y se puede progresar rápidamente solo mejorando la resistencia y la forma física. Pero en cuanto se pasa esta fase inicial, la flexibilidad toma una importancia cada vez mayor para seguir mejorando.
Los beneficios de una mayor flexibilidad son dos: por un lado es obvio que ayuda a reducir el riesgo de lesiones, sobrecargas y molestias, pero también ayuda a la mejora del rendimiento, porque resulta fundamental para tener una zancada mas larga y elástica.

Potencia el core

El core, o los diferentes grupos musculares del torso, son fundamentales para cualquier práctica deportiva. A menudo nos quedamos en la superficie, trabajando abdomen (todos quieren su “six-pack”), pectorales, y descuidando otros grupos importantes como espalda, y musculatura interna, como los encargados del diafragma.

Estos grupos musculares se trabajan de forma constante en el método Pilates, incidiendo tanto en los músculos mas “comerciales” (los que se ven) como en la musculatura interna, a veces muy descuidada.

Es por esto que a menudo incluso deportistas con buen tono físico encuentran extenuantes las primeras sesiones de Pilates: están trabajando grupos musculares que no han trabajado nunca antes.

La musculatura del core, aparte de los mencionados beneficios para el diafragma y la respiración, es fundamental para mantenerse en las mejores condiciones en carreras de resistencia. Notarás los resultados incluso con pocas sesiones de Pilates.

Te interesa: 5 ejercicios de core para runners

 

Relajación y concentración

Otros beneficios del método Pilates son el aumento en la capacidad de relajación, concentración y coordinación. Es frecuente ir a hacer running con los auriculares, e incluso buscar canciones con un ritmo determinado para ayudarnos a mantener nuestro propio ritmo de carrera.

Esto no ocurre en la práctica del Pilates, ya que se realizan los ejercicios con una concentración máxima para hacer las posiciones con la máxima corrección.

Precisamente esta alta concentración favorece el desarrollo de la propiocepción, pero será también de ayuda para lograr una concentración alta en cualquier tarea que realicemos, como el running. Esto se traduce en una mejor coordinación en cualquier otro tipo de ejercicio, al trabajar de forma lenta y pausada.

El ejercicio con una concentración alta ayuda también a una mayor relajación una vez hemos terminado. Al tener ocupada la mente en un estado de alta cosciencia, “desconectamos” de nuestra rutina a nivel mas profundo, y nos relajamos más al haber terminado. ¿Cuantas veces te ha pasado que estás corriendo sin dejar de pensar en tus asuntos? Esto difícilmente te ocurrirá mientras haces Pilates, ya que tendrás toda tu actividad mental puesta en el ejercicio.

 

¿Con qué frecuencia hago pilates?

Según lo a menudo que hagas running u otro tipo de ejercicio, la frecuencia del Pilates puede variar. Con una o dos sesiones a la semana suele ser suficiente para empezar, salvo que se entrene casi a diario, en cuyo caso la frecuencia puede aumentar a tres días a la semana.

¿Qué dicen quienes practican Pilates y running?

Os dejamos con el testimonio de Iván Cutillas, triatleta que comenzó a hacer Pilates en EDPmadrid tras una lesión:

“Tras una lesión en el psoas, mi fisio me recomendó este centro. Soy corredor habitual y me comentaron que Pilates ayudaría mucho a mi recuperación y a la preparación de mis carreras. Las clases son reducidas, Juan y Gema siempre pendientes de que saquemos el mayor partido. Pilates me ha ayudado a fortalecer toda la zona del core y a corregir mi postura al correr, mejorando incluso la técnica de carrera. Estoy encantado con los progresos y sobre todo con el ambiente que se respira en cada clase.”
Ivan Cutillas

Triatleta